sábado, 6 de febrero de 2016

ARISTA BIANCA AL PIZ BERNINA (4.049m) -BIANCOGRAT-




El Piz Bernina no es un cuatromil demasiado famoso entre los alpinistas de fuera de suiza o Italia. Cuando fui a la Tienda Verde a comprar el mapa suizo de la zona, decían que no es conocido este destino y que no es habitual vender mapas de este lugar, al contrario que Chamonix, Zermatt o Los Ecrins. Tengo un amigo al que le hubiese gustado hacer esta ascensión desde hace muchos años y me había pasado unas fotocopias de artículos de los años 70 donde Agustín Faus describe un poco las excelencias de esta excursión y se acompaña una reseña de algunos miembros del C. A. Maliciosa. Me gustó tanto la actividad que me puse a investigar y en los libros especializados, se dice de esta arista que es una de las más bonitas de los Alpes.

Este pico, pese a no tener gran altura, requiere bastante esfuerzo y dedicación, no tenemos ninguna ayuda y es menester el ascenso desde abajo, el descenso por la vía normal de suiza, tampoco es lo que podríamos decir un paseo, reúne las condiciones para configurar una excursión completa en lo que se refiere a alpinismo de media dificultad y trabajo para  sacarlo desde el valle con la sola ventaja de los refugios existentes.

Venir a los Alpes ya supone un viaje en coche considerable para los que vivimos en España, pero llegar a este lugar apartado de Suiza llamado Engadina es una empresa de envergadura, ya que deberemos salir de Francia por Briançon, cruzar todo el norte de Italia desde Torino a Milán y luego subir hasta la punta sureste de Suiza hasta Pontresina, cercano al renombrado lugar recreativo de acaudalados y famosos, llamado St. Moritz.

El viaje desde España lo hemos hecho, saliendo de Madrid a las 5 AM y llegando a Grenoble a las 10 de la noche, donde buscamos un área de descanso para dormir, a las 6 AM salimos de nuevo para llegar a Pontresina a las 17 PM donde nos esperaban dos amigos. Como en este pueblo los suizos lo tienen todo regulado, el aparcamiento es de pago, excepto en un lugar intermedio que hay entre en Camping Plauns en Morteratsch y Pontresina a unos 3 Km. pero hasta que nos enteramos, dimos bastantes vueltas y perdimos un tiempo precioso que necesitábamos para subir al refugio.

Son las siete de la tarde y para subir al R. Tschierva hacen falta 4 horas aprox. con lo cual llegaríamos a las 11 de la noche y a las 2,30 AM hay que levantarse. Nos ponemos a parlamentar que es lo mejor que podemos hacer y si lo dejamos para el día siguiente. Como he mirado el tiempo desde España y dan bueno para el Lunes y Martes, opino que deberemos subir y hacer la actividad aunque nos resulte duro, ya dormiremos luego a la bajada y así lo hacemos.

Empezamos a caminar en un senderito muy bien marcado con letreros amarillos que comienza en la estación de tren de Pontresina al lado de unos aparcamientos donde hay además salida de coches de caballos que te llevarían hasta una zona intermedia del recorrido si decides cogerlos. A esta hora no están pues acaba este servicio a las seis. Este camino es una pista muy tumbada durante muchos kilómetros, con bancos, papeleras y toda clase de elementos artificiales, al llegar al hotel (1.999 m) se acaba la pista y empieza el verdadero sendero entre piedras, este se empina ahora en serio y empezamos a remontar la ladera ya anocheciendo hasta una zona de arista arenosa un poco desagradable a oscuras, donde no te deberás caer a la zona  derecha pues hay serio peligro. Al refugio llegamos a las 10,30 PM y está todo el mundo durmiendo. Aunque habíamos reservado no nos atienden y nos acomodamos en la sala de invierno, que dispone de mantas, literas, una mesa y sillas.

A las tres de la mañana no nos dejan dormir por el jaleo que se monta y de mala gana nos levantamos a las 3.45 para desayunar pagar (29 Francos por dormir y desayuno, con el carné de la federación) y a las 4.45 AM salimos los últimos, cuando todo el mundo hace rato que está en camino. Deberemos rodear por la derecha el refugio y por un sendero pedregoso, bastante bien marcado con hitos y en algún lugar incluso bandas reflectantes, este sendero rodea a media ladera subiendo suavemente, en la zona intermedia esta equipado intermitentemente con cadenas para superar lo que pienso será complicado con hielo en otras épocas, pero ahora es sencillo y no son necesarias, paramos para ver que le pasa a Juan Carlos y al rato viene Israel a decirnos que Juan Carlos se da la vuelta porque las botas que estrenaba hoy le han destrozado los nudillos y no puede dar un paso más, con lo cual seguiremos nosotros cuatro y él nos esperará en Pontresina. 


El sendero se empina y va superando placas y rocas más escarpadas hasta la zona de hielo de la morrena de glaciar, aquí el hielo está durísimo y conviene tener cuidado, hay que poner crampones, ya vemos a la gente esperando en el collado donde comienza la escalada y otros ascendiendo cansinamente las rampas previas de nieve y hielo. Nos metemos en la nieve y superamos las rampas de 45º en ocasiones 50º con hielo en algún tramo pero sin dificultad para suavizarse mucho a la salida antes de la Fuorcla Prievlusa (3.430 m) donde nos juntamos con otras cordadas que están esperando para comenzar la escalada.

Sacamos el material y nos encordamos en dos cordadas de dos. La vía esta equipada con parabolts, clavijas y algún cáncamo, la roca es muy buena, hay agarres por todos lados y se pueden colocar fácilmente cintas friends y fisureros, hay trozos de hielo, roca y nieve, no obstante optamos por quitar los crampones porque predomina la roca y resulta más cómodo aunque haya que poner especial atención en los trozos de hielo o nieve dura. Como mi compañero no está familiarizado con este tipo de escalada me doy todos los largos de forma normal para asegurarle estáticamente desde arriba, cuando quedaba un largo le comento que si se lo da él y me dice que no sabe colocar autoseguros, en fin cosas de meterse en determinadas vías sin conocer a los compañeros. En un punto no sabe desatascar un friend (mío) y me toca destrepar para sacarlo, menos mal que no pasa de III+ y se hace fácilmente. Este tramo desde la Fourcla hasta la crestita de roca horizontal lleva bastante rato hacerlo a largos, si hubiese subido con uno de mis compañeros habituales lo habríamos hecho en ensamble metiendo seguros intermedios y asegurando pasos puntuales, de esta manera se gana muchísimo tiempo.


La zona superior de la crestita es muy fácil y se pasa buscando el mejor sitio hasta un lugar donde montamos un rapel hacia nuestra izquierda, ya que veo huellas abajo en la nieve y pienso que será lo mejor, con una cuerda de 40 m da para los casi 20 m que hacen falta y te pones en la nieve, hay un anclaje al efecto. Luego vimos que resultaba la mejor opción, pues la cresta se corta verticalmente antes de la arista de nieve. 


Iniciamos la arista que rodea un gendarme por su izquierda para colocarnos en el centro, esta arista es muy fácil y poco inclinada, a tramos puede llagar a los 30/35º y puede haber algo de hielo, pero hay huella y es sencillísima. Lo que sí que resulta es pesada y larga, parece que no acaba nunca. Al llegar al Piz Bianco (3.995 m) acabamos la arista y observamos lo que nos queda. Son las 2 de la tarde y hemos perdido unos tiempos preciosos en las crestas, aunque toda la zona que hay por delante esta llena de cordadas atascadas en los pasos y tampoco podremos correr más en lo que nos queda de cresta. Mi compañero da muestras de gran deterioro, se sienta y parece derrotado, tosiendo constantemente y sin responder, la otra cordada estaba a mi juicio muy entera, ya que Paco es un tío muy fuerte y con grandes dotes de escalador, e Israel aunque va lentísimo me parece el más fuerte de todos ya que acarrea una mochila que debe pesar el doble que las nuestras, no se lo que lleva el tío pero hay de todo lo que se te pueda ocurrir hasta una cámara bastante voluminosa, además mantiene el optimismo y el buen humor. 



A la vista de lo que nos queda y de lo impactante del cresterío, Paco da como opción regresar, ya que según él Israel va lentísimo y piensa se quedará por el camino y Rodrigo da muestras de no poder continuar, yo le digo a Paco que aunque parezca difícil, en todas las reseñas que he leído se comenta lo mismo y luego resulta verdaderamente fácil, además descarto el regreso porque pienso que es más complicado y largo que llegar desde aquí al Rif. Marco e Rosa. Paco y yo decidimos que aunque sea más lento lo mejor es colocar cuerdas fijas a 60 m, el abre los largos y mete algún seguro, luego sube Rodrigo, yo y al final Israel. Este método no nos va a evitar a ninguno excepto al último un vuelo, ya que solo se meten 2 o 3 seguros en los 60 m pero nos evitaría caer al abismo. En el primer resalte nevado, hacemos un rapel hasta una brecha, luego un largo hasta otro gendarme característico con forma de horquilla en la cima, desde aquí hacemos otro rapel de unos 17 m hasta la base de otro gendarme que se rodea por la derecha por una pala de unos 50º de nieve y hielo sin seguros hasta una anilla que hay en la base del último gendarme. Desde aquí hacemos una última tirada de 60 m hasta la aparente cumbre, a la que se llega entre nieve, bloques y hielo, esta zona es realmente fácil y se puede subir en ensamble si se quiere. La verdad es que este tramo de cresta desde el Piz Bianco es muchísimo más sencillo que la inicial desde la Fourcla Prievlusa, aunque impresione. Los tramos más complicados te los quitas con un rapel y estos están equipados.





En estos trabajos se nos han pasado las horas y son las siete de la tarde, me empiezo a preocupar, pero pienso que en breve llegaremos paseando al Rif. Marco e Rosa y cuando llego a lo que parece la cabeza y aseguro a Israel, nos desencordamos y cada uno por su lado cruzamos una muy delicada cresta de roca y nieve hasta la cumbre, donde vemos con preocupación lo que nos queda para llegar al Spedla (4.020 m). A partir de aquí tendremos que superar una arista como un cuchillo, a tramos de nieve y a tramos de roca con crampones, los pasos son delicadísimos, la nieve está blanda y hay que probar cada pisada antes, ya que puede irse la nieve y tú con ella al abismo de mil metros, los patios son espectaculares, pero por fin llegamos a una zona donde la huella discurre a media ladera, esta es muy empinada y el abismo impresionante, pero la huella permite ir con cuidado sin fiarse mucho de esta nieve hasta una zona rocosa donde hay anclajes para rapelar. Podríamos destrepar y en algún tramo así lo hacemos, pero parece más rápido montar dos rápeles y ponernos en la base de esta pared, luego la rodeamos y hacemos otro cortito para quitarnos un trozo de canal de hielo bastante fácil, pero que no estamos en condiciones de destrepar. A partir de aquí solo una rampa suave nos separa del Marco e Rosa (3.597 m), donde llegamos a las 10 de la noche.

Guardo un agradable recuerdo de este refugio y su guarda, a las 10 nos hizo una cena memorable con sopa, Carpaccio, postre de crema de chocolate y una cerveza de ½ Litro, todo ello amenizado con música de Dire Strait. No teníamos reserva y estaba todo lleno, pero el guarda nos acomodó en el refugio de invierno. Creo que ha sido el mejor trato recibido en refugio alguno, al menos en mi caso, que diferencia con los suizos.



Dormimos como lirones y a la mañana siguiente tras un excelente desayuno, nos preparamos para descender lo que ya si que tiene que ser un paseo de unas cuatro horas. Bueno pues de lo dicho nada, al comienzo se suceden rampas suaves de nieve por el glaciar, en un momento tenemos que superar unos 150 m de desnivel para salvar una formación, luego todo para abajo hasta la Fortezzagrat (3.369 m), aquí se suceden los destrepes rocosos de II y III, hay anclajes para rapeles y marcas de pintura amarilla, para quitarnos lo más incordioso hacemos destrepes hasta una zona donde sacamos dos rápeles, primero por una zona muy vertical hasta unas repisas, donde sacamos otra tirada de 20 m con un montaje de cintas que coloco en un cuerno hasta la nieve, este rapel desploma un poco, Luego vimos que los normales eran más fáciles y salían ligeramente más a la Izquierda (según se baja) en el centro del espolón.


A partir de aquí, por nieve y buscando el mejor caminó llegamos a otra zona rocosa que se recorre hasta salir a la derecha para rodear el glaciar pegados a unas paredes hasta otra zona rocosa donde hay lagunitas pequeñas y trazas de sendero con Hitos. Seguimos el sendero que baja y baja siguiendo los hitos hasta la morrena helada del glaciar. Recorrer la morrena nos va a llevar al menos una hora y media, entre hielo arenoso, grietas y rocas. Pero al final y con cuidado vamos llegando a la pista que nos conducirá a la estación de tren de Morteratsch (1.850 m), donde llegamos a las 5 de la tarde y desde aquí al camping no hay más de 10 minutos. Pero antes nos tomaremos unas jarras de cerveza en el hotel de esta estación para dar por concluida esta excelente aunque dura excursión.



16 de Julio de 2.007



 

NOTAS:


DIFICULTAD:  AD+   en general, pasos de roca de II a III+ incluso con crampones, hielo y nieve,  rampas de nieve o hielo de hasta 50º, aristas de nieve y roca delicadas y finas, en general buenos patios, es una ruta bastante expuesta.

TIEMPOS: Hasta el refugio Tschierva 3 ½ horas, hasta la Fourcla Prievlusa 3 horas, la cresta inicial 2 a 3 horas, la arista Bianca 1 ½ horas, la cresta que sigue hasta la cumbre 2 o 3 horas, el descenso hasta el refugio de 2 a 3 horas, el descenso del glaciar desde el Marco e Rosa por la Fortezza hasta Pontresina entre 7 y 8 horas. Nosotros invertimos unas tres horas más debido a pérdidas de tiempo en las crestas y a que al ser cuatro nos estuvimos esperando y se ralentiza mucho sobre todo en los rapeles,  pero una cordada de dos puede sacar la vía en 12 horas.

MATERIAL Y EQUIPO:
Casco, arnés, 4 o 5 cintas largas, tres friends del 1-1,5 y 2, 5 fisureros pequeños y medianos, cuerda de 40 x 9 para una cordada de 2, un tornillo por si acaso, 4 exprés con cintas de dyneema de 60, tubo Salewa o DB Atc XP, GI-GI, 5 mosquetones de seguridad por persona y 1 cinta de Dyneema de 120, cordinos para machard y 2 Tibloc. Piolet de travesía de 60 Goulotte o similar, crampones.

Equipo invernal, con chaqueta robusta en toda regla, guantes de escalada invernal desmontables, varios de forro polar, Gafas de glaciar, crema solar de 40 o 50, Altímetro, brújula, mapa, GPS con el track (opcional), y Linterna potente.

CONSEJOS:
No hay agua en toda la excursión a partir del primer glaciar, yo llevé 4,5 l y me quedé sin agua en el Piz Bianco a las 2 de la tarde con lo cual estuve sin beber hasta las 10 de la noche, no parece posible llevar más, pero sí es interesante dosificar la que tenemos y sacar la ruta en unas 5 horas menos, es posible.
Asegurar previsión de buen tiempo para al menos dos días, ya que no sería conveniente que nos pillase tormenta, niebla o fuertes vientos en este lugar.
Intentar llevar poquísimo peso en la mochila, sin dejar nada de lo esencial, como exceso de peso que interesa llevar encuentro lo siguiente: Chaqueta potente, chaqueta de plumas ultraligera de 450 gr, Funda de vivac de 450 gr.,  agua,  GPS, pilas de repuesto, algo de comida.



viernes, 5 de febrero de 2016

NORTE DEL ALMANZOR




                      

Nos encontramos hoy ante una de las invernales más clásicas de la zona centro, en un entorno privilegiado, que aunque no alberga cumbres de altitud, reúne todos los requisitos para ser considerado como alta montaña invernal. La vía que nos ocupa, fue abierta por Jordi Bardía y Vidal Peiró el 19 de febrero de 1.958.


Saliendo del refugio Elola por la vía normal de ascensión al Almanzor,  con la huella generalmente bien marcada, nos dirigimos a la ancha canal que tenemos enfrente. Esta canal que sube a la portilla Bermeja es la que tomaremos, viendo constantemente la cara este del Almanzor muy soleada en esta ocasión. Al llegar al estrechamiento de la canal de la portilla del Crampón, que es un ramal que arranca a la derecha de la canal de la portilla Bermeja en forma de Y, nos ponemos los crampones, el casco, y sacamos el piolet (El arnés lo llevamos desde el refugio) pues ya se puede encontrar nieve dura o hielo y la inclinación es fuerte. 





Nos dirigimos por una loma de nieve a la base de la montaña, en travesía y con mucha precaución vamos rodeando la mole por el zócalo y pasamos por delante de la cara este, del diedro Esteras, y el siguiente tubo es la entrada a la norte, vía que hoy tomaremos. También se puede ascender directamente desde la Hoya Antón por el zócalo para atajar hasta aproximadamente el inicio de la canal de la cara este.



Sacamos la cuerda y material (mínimo una cuerda de 60 m de 8,6 o 9 mm.), 4 tornillos de hielo, 2 o 3 clavijas, algún friend, fisureros y cintajos, y 5 o 6 exprés, también es aconsejable un ancla de nieve si se tiene. Ir bien abrigados, gorro debajo del casco, chaqueta y guantes de Gore, pues toda la vía es sombría y fría, y en la cascada te caerá hielo a “puñaos” si eres segundo, o si hay gente por arriba.



La vía discurre por una canal de 50º de nieve que se va endureciendo a medida que llegamos al estrechamiento que forma la cascada vertical de unos siete u ocho metros, esta canal describe una ese primero hacia la izquierda y luego gira a la derecha. Montamos seguro con los piolets y subimos a montar reunión a la cascada, en la primera zona de hielo franco, ya bastante vertical  (60º aprox.), plantamos dos tornillos de 19 cm., sube el segundo y el hielo se pone más pino (unos 80º),  pasa y planta un tornillo en la mitad (aconsejable poner otro más arriba), si hay bastante hielo como en esta ocasión no hay mayor problema, pero si aparece mixto como ya nos ha ocurrido otras veces, se complica un poco la cosa pudiendo requerir aseguramiento en la base con clavijas y además el pasaje es más técnico, una vez superada la cascada enfilamos por el nevero de unos 50º hasta una roca a la derecha, un largo de 60. Donde se monta reunión con dos clavijas (debe haber alguna instalada). Ahora se continúa el siguiente largo por la ancha pala de nieve, en esta ocasión hielo costra 50-55º bastante desagradable, hasta una canaleta que conduce a otras rocas a la izquierda, cerca de la cumbre que ya se ve soleada, desde aquí tenemos dos opciones,  la primera es dirigirse a un espolón a la izquierda donde se monta reunión en un bloque con cintas y que también es la salida del diedro Esteras, desde este lugar por una arista de nieve fácil llegamos a la cumbre en un instante. La otra opción más clásica es montar reunión  con dos clavijas en la pared que forma las dos cumbres y desde aquí se puede acceder fácilmente al balcón anejo al vértice, si todo es un bloque de hielo como en este caso conviene seguir asegurando. Rodear por el balconcillo los bloques cimeros y enseguida se ve la cruz arriba a la izquierda. Comemos un tentempié y bebemos que buena falta nos hace.

Para el descenso por la vía normal hacer acopio de paciencia, pues si os lo encontráis como nosotros en alguna ocasión, hecho una canal de hielo como una piedra os va a hacer falta, se puede y se debe asegurar a quien no tenga experiencia o si impresiona el vacío,  nosotros por ganar tiempo bajamos por libre aunque lo más habitual es montar un rápel con cintas en unos bloques (antes había una clavija), La travesía de las canales Oscuras  es otro tramo delicado, si es necesario dárselo de cara a la pared con los dos piolets ya que también suele estar helado. En la portilla del Crampón no conviene pararse a comer pues está a la sombra y sopla un “birugi” que jode, así que lo mejor es bajar rápidamente. Aunque el principio también es entretenido por la verticalidad, la nieve es buena y por los escalones que suele haber se baja bien de cara a la pared el primer tercio, después se puede descender de frente y rápido, aunque sin levantar la guardia hasta llegar al ensanchamiento, donde ya solo queda el paseíllo hasta el refugio aprovechando el solecito del mediodía.



17 de Febrero de 2001



Notas:

-               Ahora (2.007) hay instalados parabolts para montar el rapel de la canal de la cumbre (son 25 m) y otro para asegurar el primer tramo en el descenso de la canal del Crampón.
-               Cuatro clavijas, dos universales del 9 y dos americanas largas en V son interesantes siempre en esta actividad, sobre todo si el resalte de hielo esta sin formar completamente.



miércoles, 3 de febrero de 2016

DIEDRO CANAL DE CLAVELES



Habíamos pensado sacar la vía Ideas Radicales y nos dirigimos hacia esa zona de Claveles, al aproximarnos a la entrada, vimos que no se encontraba en buen estado debido a su orientación, faltaban fagmentos de hielo y en los que había corría el agua por debajo, de repente se nos cayeron encima varios trozos de hielo, algunos importantes, y entendimos que se estaban cayendo todas las estructuras. De modo que enfocamos nuestras miradas hacia el Diedro Canal que está muy próximo a la izquierda. Se veía un bloque imponente en el medio pero daba la impresión de ser factible y enfilamos para allá.
Nos ponemos a subir y la inclinación ya es seria, además debido al sol se formaban zuecos en los crampones, como la inclinación no cedía y la progresión se hacía penosa debido al estado de la nieve, empecé a preocuparme por no habernos puesto el arnés y sacado el material y cuerdas para poder asegurar en caso necesario. Pablo llega a la base del bloque, se coloca el arnés, pone un clavo, una cinta en un puente de roca y se asegura, Javier y yo estábamos debajo en el tubo a unos 60º, con lo que ponernos el arnés y sacar todo de la mochila fue bastante emocionante.
Una vez pertrechados y sacado el material, tuvimos que desenredar las cuerdas y ya nos estábamos quedando helados a la sombra de este tubo, Javier se sentó bajo el bloque que tiene un hueco a modo de cueva y yo me aseguré con la cuerda, para coger a Pablo que estaba dispuesto a empezar.

El bloque tenía su cosa, pero entre oposición con la otra pared y anclando los piolets en la zona superior Pablo pasó bien. Se da el corredor y nos coge a Javier ya mí. Javier pasa también en oposición con bastante éxito y me dispongo a quitar el clavo y retirar todo el material, con la mala suerte de tener que abandonar las cintas en el puente de roca por ser imposible desenroscar el mosquetón de seguridad, de modo que ahí sigue el seguro para los próximos que se metan. Encaro el bloque subiendo la pierna izquierda en la pared de roca de ese lado y veo que arriba hay nieve durísima y hielo excelente para anclar los piolets,  la pared de la derecha está cubierta con unos dos o tres centímetros de hielo con lo que meto los crampones y viendo que aguanta, tracciono perfectamente, con lo que me lo di más fácil de lo que pensaba.
A partir de aquí ya nos da el solecito, lo que me hizo revivir, porque ya estaba tieso de estar entre pitos y flautas tres cuartos de hora bajo el bloque, con nieve cayéndonos encima constantemente y a la sombra.
Ahora el corredor es empinado pero homogéneo hasta un resalte sencillo con hielo que se pasa bien traccionando de los piolets y con las presas para los crampones en las rocas de la derecha. La salida estaba bastante espectacular, empinada y un poco acornisada, preciosa para mi gusto. Pablo nos había montado una reunión a base de los piolets clavados hasta la hoja ya que no había piedras cercanas y no llevábamos el ancla, pero el tinglado hizo su trabajo.

Recogemos todo el material y volvemos por claveles, la cresta (que estaba cubierta de nieve) magnífica en esta ocasión, Peñalara, Dos Hermanas y descenso por la antigua pista de esquí hasta el aparcamiento.

Cordada: Pablo Parrón, Javier García y Pablo Renedo
Sábado 2 de Abril de 2016


Notas:
Dificultad:  AD+, nieve 60º, hielo, y roca IV+. La vía tiene unos 60m.
Material: Cuerdas de 60, nosotros la sacamos con una doblada a 30m ya que encordamos bajo el bloque, pero si se hace bien, montando la reunión abajo salen 60m
Casco, arnés, 2 Piolets, crampones, 2 o 3 clavos, Friends pequeños del 1/2/3, algunos  fisureros, 4 o 5 cintas de 60 con los mosquetones correspondientes, cintas largas y mosquetones de seguro para reuniones, un ancla para asegurar arriba.